La llamada de un ciudadano permitió la detención de un delincuente habitual con numerosos antecedentes policiales.

Agentes de la Policía Local de la localidad de Utrera, que prestaban servicio de seguridad ciudadana y vigilancia, intervinieron en la madrugada del domingo al lunes (12 de junio) en la detención de un individuo que fue sorprendido en el interior de un comercio, mientras intentaba cometer un robo.

Tras la comprobación de los hechos se inspeccionaron agentes en las proximidades, localizando varios establecimientos que también habían sido forzados.

Los hechos sucedieron durante la madrugada del domingo al lunes, sobre la 04:20 horas, cuando se recibe una llamada en las dependencias de la Policía Local, por un vecino alertando que un individuo estaba intentando entrar en un local situado en la calle Molares. Hasta el lugar se desplazaron inmediatamente los agentes, donde un poco antes de llegar al citado local observaron como en el local comercial que se encuentra en la misma calle, estaban la persiana y puerta forzadas, saliendo en ese instante un individuo de su interior, por lo que procedieron a su inmediata detención.

El detenido es un hombre que responde a las iniciales de J.A.S.F. de 38 años de edad. Cuenta con un gran historial delictivo, con nada más y nada menos que 38 detenciones a sus espaldas por delitos similares. Su última detención fue por la Guardia Civil de Utrera el pasado 30 de mayo, al activarse la alarma antirrobo en un comercio dedicado a la venta de productos ibéricos situado muy cerca de la plaza del Altozano. Los agentes llegan al lugar y observan que han fracturado la persiana metálica que protege el comercio, no hallando al delincuente en su interior. Cuando acude uno de los responsables del comercio, comprueba que han sustraído dos jamones Ibéricos de bellota valorados cada uno en 333 euros.

Se le imputó el delito contra el patrimonio por robo con fuerza en las cosas, pues según la inspección ocular realizada, donde utilizó dos barras de hierro para abrir el citado establecimiento, las cuales fueron intervenidas y puestas a disposición judicial.

El detenido fue entregado a la Guardia Civil de Utrera para su continuación de diligencias y posteriormente pasó a disposición judicial en la mañana del lunes 12 de junio. El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 1 de Utrera le ha impuesto una pena de localización permanente en su domicilio.

Por últimos, los agentes de la Policía Local desean agradecer la participación ciudadana, sin la cual no podría haberse evitado la comisión de la supuesta acción delictiva.

Dejar respuesta